Resguardan a animales del Animaya ante las tormentas que han azotado a Mérida

0
419

Ante los recientes fenómenos meteorológicos que afectaron al municipio y debido a su ubicación en el poniente de Mérida, zona considerada de riesgo por las inundaciones, el Ayuntamiento dispuso un operativo especial en el parque del Bicentenario Animaya para salvaguardar a las especies que alberga, indicó el alcalde Renán Barrera Concha.

Durante una visita al lugar, que al igual que el Centenario se mantiene cerrado al público a causa de la pandemia del Covid-19, el Alcalde destacó el compromiso municipal de protección y cuidado de la fauna.

Explicó que, dadas las condiciones del suelo, con partes hondas y un lago, el zoológico Animaya requirió este operativo especial, que se aplicó de acuerdo con el protocolo de contingencias establecido en la Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMAS).

En su visita al Animaya, Barrera Concha constató que la mayoría de los animales permanece en áreas reforzadas dentro de las mismas instalaciones, a donde fueron trasladados en cuanto se tuvo conocimiento de la inminente llegada de los fenómenos naturales que traerían intensas lluvias.

Indicó que en el foso el nivel del agua alcanzó más de 1.5 metros de altura, por lo que no era seguro que los animales pudieran continuar ahí.

El director de Servicios Públicos Municipales, José Collado Soberanis, dio a conocer que además de las áreas del hospital veterinario del zoológico donde se resguardaron varios ejemplares, también se habilitó la zona de andadores, con el retiro de botes de basura y el aseguramiento minucioso de las rejas de contención, con las cuales delimitaron el área que ocuparon los animales. Se restringió el paso de trabajadores y vehículos para evitar perturbarlos.

Aunado a lo anterior, también se resguardaron animales pequeños como tortugas, crías de pavo reales, gallinas de guinea y codornices a sitios elevados; se aseguraron recintos temporales de recuperación y se colocaron fuentes de calor para los mismos.

Los flamencos fueron trasladados a zonas secas, previa poda de plumas remeras para evitar fuga o intento de vuelo ante la presencia de vientos fuertes que los perturben.

Los reptiles se colocaron en contenedores cerrados y permanecen resguardados en un sitio seco y seguro.

Las crías de primates fueron puestas en transportadoras y permanecen en resguardo en el hospital.

publicidad