Realizan plantón por un presunto ultraje en Espita

0
609

- Realizan plantón por un presunto ultraje en Espita - municipios

Arriba, un padre de familia y un grupo de menores sostienen pancartas frente a la primaria Manuela Olivares, dirigidas al secretario de Educación, Víctor Caballero Durán, en las que piden apoyo y garantías de seguridad para los alumnos.

Tras la reja está la directora del plantel, Angélica Aguilar Canché. A la izquierda, mamás expresan sus inquietudes a la directora, quien asegura que un presunto caso de abuso no ocurrió dentro del colegio.

“¡Queremos que se haga justicia, ya basta de más abusos sexuales en esta escuela!”, expresó ayer un grupo de padres de familia durante un plantón que realizaron a las puertas del colegio Manuela Olivares.

Desde las 7 a.m., que es la hora de entrada de los alumnos, se reunió un grupo de mamás y un papá con sus hijos para iniciar con una manifestación, luego de que salió a luz pública el presunto abuso sexual del menor G.C.C., de 7 años.

Apoyadas de pancartas, llegaron las madres de familia, algunas con sus hijos, a quienes no metieron a clase para que participen en el movimiento exigiendo a la directora que se expulse al presunto agresor, quien, según afirmaron, es un alumno del plantel.

Detrás de la reja permanecía la directora, Angélica Aguilar Canché, quien entró en una discusión con los padres de familia, a quienes acusó de estar difamando al colegio.

Angélica Aguilar dijo que este caso tendrá su proceso legal, al cual se le dará seguimiento, pues la escuela está en la disposición de apoyar a la familia.

Una mamá le reprochó que permita que siga estudiando en la escuela al agresor, poniendo en peligro a los demás, pues la mayoría de los alumnos lo sabe y se han quedado callados por presión de los maestros.

La directora insistió que el presunto abuso no ocurrió dentro de la escuela, por lo que las mamás dijeron que de todas maneras el niño que lo hizo sigue asistiendo.

En medio de la manifestación, una mamá dijo que G.C.C. contó al agente investigador en la Fiscalía que en la tableta de su agresor está grabado el vídeo de cuando fue abusado.

Otras mamás dijeron que sus hijos ya les contaron que los abusos sí ocurrieron dentro del colegio, pero que las maestras les dijeron que no digan nada si no les van a cerrar la escuela.

A la protesta asistieron el menor afectado y su madre, María Georgina Cupul Caamal, quienes participaron en el movimiento antes de viajar a Tizimín para la cita que tuvieron en la Fiscalía.

La madre del menor trabaja como afanadora del mercado municipal, es madre soltera y tiene tres hijos.

publicidad