Familia de Peto acusa a la SSP de levantar, golpear y robar

0
121

A los elementos de la policía estatal de Yucatán, con el número económico 6474, los acusan de graves señalamientos no solo por el atropello a los derechos humanos a los ciudadanos de Peto, sino por el hostigamiento permanente a que está sujeta la familia Ramírez, en donde resaltan que, desde el mes de septiembre a la fecha aseguran son hostigados, “levantados” y golpeados por las inmediaciones del Colegio de Bachilleres de Peto.

La familia asegura que el hostigamiento ha sido tal, que en el caso de los hijos de la familia Ramírez, uno de ellos regresando de la escuela, de apenas de 17 años de edad, fue detenido y le quitaron lo poco de dinero de su gastada.

Otro de los casos que relatan, es el de Abraham Ramírez Díaz, pues al entrar en su casa, fue seguido por los uniformados, fue esposado y los policías aprovecharon llevarse los trastes nuevos que había en la casa y le hicieron pagar una fuerte multa.

Otro caso que señalan es el de Carlos, otro de los jóvenes de 17 años, que fue detenido y en ese momento tenía un brazo vendado por una lesión que tenía desde hace unas semanas; pero a los uniformados poco les importó la situación del joven, pues lo obligaron a mover las manos e incluso le golpearon el brazo que tenía problemas. Luego de ser cuestionado por las drogas, lo llevaron a la Fiscalía en Tekax, ahí le dijeron que solo tenía derecho a una llamada.

Los Ramírez denuncian que varios integrantes de su familia que han sido “levantados” por la policía estatal, días después aparecen en la Fiscalía y les cobran “fuertes multas” pero sin recibo alguno”.

“¿Y mi recibo? Preguntó el familiar del detenido. “No damos recibos”, resaltó quien los atendió en la Fiscalía.

La madre de los afectado asegura que es claro que no querían dejar huellas de los negocios que hacen con los ciudadanos, por lo que pide que el gobernador conozca el caso.

Insiste que los uniformados cada vez que detienen a los jóvenes, no solo aprovechan para robarles sus pocas pertenencias o en su caso “cobrar algún dinero” tal como hostigan a los campesinos que bajan con su leña y huano por las comisarías. “Si denuncian les irá peor”, es la amenaza de los uniformados.

“Tenemos mucho temor, hemos visto como detuvieron a nuestro hijo Abraham de 20 años de edad, quien fue detenido en su casa, fue golpeado y le dijeron “lee lo que vamos a grabar en video, si te ocurre decir lo contrario, te va a llevar la chingada…” Fue así que lo obligaron a grabar un video cuyo mensaje solo es de interés para las autoridades”, asegura.

“De qué sirvió todo el esfuerzo que tuvo mi hijo, en donde varios meses lleva ahorrando para que vaya de Antorchista para lo de la Guadalupana, de uno dos por tres se lo quitaron”, señaló la madre de familia.

Otro de los afectados, Manuel Ramírez quien salía del billar en Peto, no le permitieron abordar su vehículo y fue esposado y lo llevaron a golpear por el Cobay.

“En ese entonces tenía $15,000 pesos en la billetera, pero solo le regresaron $4,000 pesos, mientras que lo que había en el vehículo, credenciales y anillos desapareció”, asegura.

Guadalupe Castillo Ramírez, de igual forma fue levantado, aunque él tiene problemas psicológicos, prácticamente ese día que lo interceptaron cuando regresaba a cortar zacate, tal vez por su aspecto, sucio y con su herramienta de trabajo, los uniformados, le dijeron ¿Dónde está la coca? Guadalupe, fue severamente golpeado a la altura de las costillas.

A mi hijo que también fue “detenido con violencia” le dijeron “la próxima vez te meto esto… le mostraron una bolsa llena de droga, y solo con que tengas esto, de lleno de va llevar a la chingada…porque de la cárcel no te vas a librar” señalaron entre insultos los uniformados al joven.

“Lo más grave fue la detención de ayer, en donde la policía al verse que los familiares seguían la unidad donde iban, abrieron la portezuela, y los que iban a bordo de la moto -una mujer y un joven de la familia Ramírez-, cayeron por el pavimento, y la mujer molesta al levantarse, quiso agredir la autoridad, y este le dijo ‘Si me levantas la mano, se me olvida que eres mujer’ relataron”, precisó.

Antes de finalizar con la entrevista señaló que todo esto es del conocimiento del presidente municipal de Peto, Edgar Calderón Sosa, quien se lavó las manos y les dijo “Yo no tengo nada que ver, véanlo en Mérida”.

La familia dijo que están cansados de tanto hostigamiento de la autoridad a su y decidieron darlo a conocer ya que en Peto no hay medios de comunicación y los que hay, solo publican lo “oficial” y queremos justicia, externaron más de 12 integrantes de la familia Ramírez cuyas declaraciones fue transmitida por las redes sociales.