Turismo nacional, la esperanza de artesanos de Izamal

0
40

Mario Alfredo Ché y Uc, es un artesano izamaleño que destaca por la originalidad de sus obras que son creadas a con sus manos mágicas y con materiales de la región.

Tras seis meses de confinamiento por la emergencia del COVID 19, Mario ha regresado a su puesto de artesanías en el parque “Crescencio Carrillo y Ancona” y que forma parte de un corredor de oferentes dedicados a la venta de recuerdos a los turistas que llegan de visita.

En su puesto vende desde juegos tradicionales como la kimbomba, jícaras y otras artesanías a base de cáscara de coco o pequeñas tortugas hechas con semilla de almendra, entre otros.

Mario es quizás uno de los pocos artesanos que hace sus productos exclusivamente con materiales naturales de la región, ya que en el caso de las jícaras todavía siguen un meticuloso sistema de corte y sazonamiento de la jícara que debe ser simétrica en su corte y debidamente limpia de toda impureza.

Las jícaras tienen demanda principalmente para la ofrenda de comida en la época del hanal Pixan.

“El retorno a la actividad que teníamos antes de la emergencia sanitaria es difícil y las ventas aun se encuentran en proceso de recuperación, y los únicos que llegan a Izamal hasta ahora es el turismo nacional, y gracias a Dios son los que nos compran productos para llevar a sus lugares de origen”, apuntó.

Observó que los turistas llegan en grupos y en familia, y el lugar que más visitan y les llama la atención es el convento Franciscano en cuyo escenario se toman la mayoría de las fotos con la que inmortalizan su estancia a Izamal.

publicidad