Yucatán alberga al menos cinco especies de felinos silvestres

0
666

- Yucatán alberga al menos cinco especies de felinos silvestres - merida

 

 

 

 

 

 

 

 

El territorio yucateco alberga al menos cinco especies de felinos silvestres, que aunque con poblaciones escasas, han logrado sobrevivir y prevalecer a la pérdida de las grandes superficies de selva que alguna vez tuvo esta región, por las llamadas actividades antropogénicas.

De acuerdo con información de la Estrategia Estatal de Biodiversidad proporcionada a Notimex por la Secretaría del Medio Ambiente y Desarrollo Urbano (Seduma), Yucatán por sus condiciones geográficas y climatológicas, prácticamente todo su territorio, es área potencial para servir de hábitat a por lo menos cinco especies.

Estos son el jaguar (Phantera onca), el puma (Puma concolo), el ocelote (Leopardus pardalis), el tigrillo (Leopardus wiedii), y el yaguarundi (Puma yaguarondi), este último también conocido como Herpailurus yaguarondi.

Sin embargo, debido a la actual configuración demográfica y el uso del suelo en la entidad, sólo en pocas áreas del territorio es posible hallar a las cinco especies juntas.

Según algunos estudios hechos sobre la distribución de los felinos silvestres en esta zona, se concluyó que el rango de distribución de especies como el jaguar por ejemplo, se limitaba a los humedales costeros, así como en algunos manchones de selva que colindan con los estados de Campeche y Quintana Roo.

En este contexto, investigaciones realizadas por el especialista Juan Carlos Faller Menéndez señalan que el estado de conservación de los felinos silvestres está estrechamente vinculado a la conservación de los ecosistemas terrestres y que a finales del siglo pasado se calculaba que solo el seis por ciento del territorio era superficie de selvas.

En ese sentido, es un hecho que la presencia de altas densidades humanas ha hecho declinar la población de especies como el jaguar, el tigrillo y el ocelote, no así para el puma y el jaguarundi, especies que se han mostrado más adaptables a los paisajes perturbados por las actividades antropogénicas.

De tal modo que el estudio de Faller Menéndez sostiene que las poblaciones de al menos tres especies de felinos silvestres en Yucatán se encuentran en estado crítico de supervivencia (el jaguar, ocelote y tigrillo), por ser muy sensibles a las alteraciones derivadas de las actividades humanas.

De hecho, se calcula que ya solo queda uno o dos jaguares adultos por cada tres mil hectáreas en Yucatán, por lo que se trata del felino silvestre con mayor demanda de acciones concretas y urgentes para su supervivencia.

Sobre este punto, organismos como la Asociación Mexicana de Mastozoología. y la asociación civil Pronatura Península de Yucatán han coincido en que para revertir la tendencia hacia la extinción de los felinos silvestres en Yucatán es indispensable la protección y conservación de las porciones de selva que aún existen.

Para el responsable del área de Conservación de Felinos de Pronatura Península de Yucatán, Román Abraham Puc Gil, aún estamos a tiempo para asegurar la conservación del jaguar y los otros felinos silvestres que habitan en Yucatán, así como de otras especies de plantas y animales que comparten sus ecosistemas,.

Recordó que desde hace 10 años Pronatura ha impulsado programas para proteger y conservar su hábitat, tales como reforestar, prevenir y combatir incendios; establecer áreas naturales protegidas tanto públicas y privadas.

De igual forma, el trabajo de esa asociación civil se ha enfocado en buscar alternativas económicas sustentables para las comunidades que cohabitan con el jaguar y otros felinos, así como generar información valiosa que coadyuve a su conservación para varias generaciones más, comentó.

En el año 2014, los sistemas de cámaras trampa que opera esa asociación civil, lograron fotografiar a un ejemplar de jaguar en las inmediaciones del municipio costero de Sisal, al poniente de Yucatán y apenas a unos 50 kilómetros de la capital yucateca.

Según Puc Gil ese hecho fue muy valioso y alentador, pues significaría que se está logrando una recuperación paulatina de las poblaciones de esa especie.

Asimismo, resaltó que las cámaras trampa han captado la presencia de pumas, tigrillos y ocelotes, lo que también prueba que a pesar de la pérdida de sus población y sus ecosistemas, esas especies aún caminan y se aferran a persistir en las selvas y montes yucatecos.

publicidad