Violencia familiar y polvorín pesquero

0
36

La violencia de género, la necesidad de un mejor abastecimiento de gas natural, la falta de control en la costa yucateca —donde hay asaltos a pescadores y problemas por el pepino de mar— y un diálogo más dinámico con la sociedad son algunos de los principales retos señalados para el gobierno de Mauricio Vila Dosal.

Ante la pregunta ¿cuáles son los tres desaciertos más notorios de la administración estatal, en qué está fallando?, que fue la segunda planteada en el foro que realizó el Diario el jueves pasado, los cuatro invitados coincidieron en que, más que desaciertos, ellos preferían hablar de aprendizajes, retos o ventanas de oportunidad.

Como señalamos en esta misma página al foro “Aciertos, errores y pendientes del gobierno de Mauricio Vila” asistieron la secretaria de Gobierno, María Fritz Sierra; el arquitecto David Sosa Solís, del colectivo “Poder Ciudadano 4 de Julio”; el doctor Luis Ramírez Carrillo, investigador de la Uady, y el maestro Amenoffis Acosta Ríos, vicepresidente de Coparmex Mérida quien vino en representación del presidente del organismo empresarial, José Antonio Loret de Mola Gómory.

Para la abogada Fritz Sierra, dos de los principales rubros en los que hay que redoblar esfuerzos son la salud y la protección de la mujer. Hablando en términos médicos, comentó, el tema de salud requiere de una cirugía mayor, porque durante muchos años se ha carecido de un sistema adecuado a la magnitud de las necesidades y problemas de los yucatecos.

En cuanto al caso de las mujeres, manifestó que la violencia de género es un problema que todavía nos lacera en Yucatán y por eso desde el primer día del gobierno de Mauricio Vila se trabaja en mejorar la atención y el cuidado de las mujeres.

El doctor Luis Ramírez destacó que si bien el gran acierto ha sido mantener los niveles de seguridad, también es cierto que no ha habido una política clara en la administración de justicia. En Yucatán, añadió, la justicia sigue siendo un bien escaso, limitado, y está en manos de una gran banda de delincuentes y de mafiosos, entre los que hay jueces, notarios, etc.

El doctor en Sociología afirmó que todavía existe una ola de ataques a la propiedad de los yucatecos, pese a los intentos fallidos de acabar con ellos.

En opinión del maestro Acosta Ríos, una de las ventanas de oportunidad para el gobierno del estado es un diálogo más dinámico con la sociedad. “Queremos participar más en el diálogo para proponer y no que nos llamen solo para informarnos de las decisiones que ya tomaron”.

El otro gran pendiente al que se refirió es el de la costa yucateca, donde se estaría generando una bomba de tiempo por cierto desorden que hay en la actividad de los pepineros y el robo de embarcaciones.

El arquitecto David Sosa afirmó, entre otras cosas, que el gobierno de Mauricio Vila incurrió en una inacción porque, aunque ya pasó un año, debió dar cuenta clara de todos los pendientes que dejó la administración anterior.

En general, subrayó, la sociedad necesitaba tener la certeza de si hubo o no actos de corrupción en la administración anterior. Ese fantasma, esa suspicacia que permanece en gran parte de la sociedad apunta hacia lo que pudo haber descubierto la administración actual y fincar responsabilidades a los que estuvieran involucrados. Me temo que ya pasó ese momento y ese es un vacío que queda ahí como uno de los grandes pendientes