Se toman medidas para evitar aglomeraciones en paraderos del Centro

0
135

Con cierre de calles en puntos conflictivos del primer cuadro de Mérida y despliegue de personal del programa Amigos de la Salud en los paraderos entraron en vigor hoy los horarios escalonados laborales dispuestos por el gobierno estatal y el Consejo Coordinador Empresarial para tratar de reducir la movilidad en horas picos del transporte público.

Durante un recorrido se notó que al parecer el plan, que pretende disminuir el riesgo de contagio de Covid-19, dio resultado al menos en la mañana pues en la zona de paraderos de la calle 56 entre 57 y 59, donde están parte de las rutas del Norte, no se vieron las kilométricas filas que daban vuelta a la esquina.

Similar panorama se vio en el paradero de la calle 58 entre 59 y 61, que también tiene rutas hacia el norte de la ciudad.

En las dos veces que pasó el reportero la gente estaba amontonada en la acera contraria a los paraderos por la sombra que proyectaban los edificios y no había ningún autobús.

En otros paraderos hubo filas pero no tan largas como las que van al norte de la ciudad.

Solo se vio filas de 15 a 30 personas en los paraderos de la calle 65 entre 60 y 62 frente al edificio que ocupó el Catastro, en las rutas del sur frente al Monte de Piedad, del Siglo XIX, a las puertas de Soriana 56 y frente al mercado San Benito.

Paraderos de la calle 64, 66, Kioskos, 57, parque San Juan, calle 58 de la Segunda Calle Nueva, entre otros, tenían baja afluencia, igual que los paraderos de taxis foráneos de las inmediaciones del portal de pescadería.

La Policía cierra algunas calles
La policía municipal de Mérida cerró calles para evitar el congestionamiento vial y darle prioridad al transporte público.

La medida parece dar resultado porque donde cerró el tránsito fue fluido y sin riesgos para los peatones, que caminaron en buena cantidad y a paso veloz para ir por sus autobuses o combis a diferentes horas.

Queda claro también es que los usuarios del transporte público no respetan la sana distancia, como se vio en el paradero del Siglo XIX donde una mujer del programa Amigos de la Salud tuvo que ordenar la fila pidiendo a la gente que se ubicara en las marcas en el pavimento.

Y esta mala práctica se repitió en casi todos los paraderos del Centro. Eso sí, todos usan cubrebocas.

Se espera que en los próximos días la movilidad en el Centro tenga mayor control con la aplicación de otras medidas del nuevo plan que prepara el gobierno del Estado.

Entre ellas están que se permita mayor número de pasajeros en los camiones y combis, destinar un carril preferente al transporte público y evitar que los camiones atraviesen el Centro.

También, restringir el paso de vehículos particulares, paraderos exclusivos de descenso y ascenso para que no se junte quienes bajan y suben, y una redistribución de algunos paraderos.

publicidad