Un volador sin control se incrustó en el ojo de una niña

0
753

Policiacas - Un volador sin control se incrustó en el ojo de una niña - policiacas-merida

La fiesta popular que por primera vez se llevó a cabo en la comunidad de Xul no terminó con saldo blanco, como dijeron las autoridades, ya que un “volador” sin control se incrustó en la cara de una niña de 4 años durante la procesión religiosa en el ruedo.

Según relató un vecino que estaba en el lugar de las festividades, el pasado lunes por la tarde dentro del ruedo se llevaba a cabo una procesión para recolectar limosna para la imagen de la Santa Cruz, al patrono al que le dedican la fiesta.

En un momento, al organizador de la fiesta, Leopoldo Burgos, le entregan dos “voladores”, por lo que pone uno en el suelo y se dispone a soltar el otro; sin embargo, al prenderlo, una chispa encendió la mecha del que estaba en el suelo.

El “volador” salió disparado sin control, pegó en las maderas de los palcos provisionales y la madera del volador rebota y se incrusta cerca del ojo de una niña de cuatro años, quien estaba con su mamá en el palco de la corrida de toros; la pequeña es hija del señor Arturo Pérez Chel.

La menor fue auxiliada de inmediato por un paramédico de la Policía Municipal que estaba en el lugar de la fiesta, mismo que trasladó a la pequeña a la clínica del IMSS-Oportunidades y de ahí fue canalizada a un hospital de Mérida para que fuera operada de inmediato a fin de extraerle la madera del volador que tenía dentro.

La niña aún permanece hospitalizada, aunque según los vecinos de la pequeña comunidad de Xul, la niña ya está fuera de peligro y pronto estaría de vuelta con su familia en la comunidad.

A pesar de este lamentable accidente, de acuerdo con la Policía Municipal, la fiesta popular, que por primera vez se organiza en estas fechas en el pequeño poblado del sur de la cabecera, terminó anteayer miércoles con saldo blanco.

publicidad