Tercer reo muere en una cárcel municipal

0
594

Policiacas - Tercer reo muere en una cárcel municipal - policiacas-merida

VALLADOLID, Yucatán.- Un hombre fue levantado por los policías para llevarlo a la cárcel, por dormir en la vía pública en un parque de este municipio, sin embargo, horas más tarde falleció, por causas desconocidas, tras las rejas.

Los hechos ocurrieron el pasado domingo, cuando Francisco C. C., de 49 años, fue sometido por elementos de la Policía municipal para detenerlo y trasladarlo a la cárcel pública, ya que se encontraba durmiendo, en estado de ebriedad, en una calle de la colonia Fernando Novelo.

Este lunes por la mañana, los compañeros de celda de Francisco intentaron despertarlo pero simplemente ya no respondió.

Elementos de la Policía municipal avisaron a los paramédicos de la Cruz Roja, que al llegar al lugar, constataron que Francisco estaba muerto.
Los familiares de la víctima se mostraron sorprendidos ante la trágica noticia, pues -aseguraron- Francisco no estaba enfermo.

La Policía Municipal solo dijo que el detenido convulsionó y minutos más tarde perdió la vida.

Personal del Servicio Médico Forense (Semefo) acudió para realizar el levantamiento del cadáver y determinó que la causa de la muerte fue infarto cardiaco.

Tercera muerte de un reo en cárceles públicas
Así, en menos de una semana han muerto tres personas en sus respectivas celdas; los dos anteriores fueron supuestos suicidios, en Umán y en Dzidzantún,.

El primer caso sucedió en una cárcel de Umán, cuando Carlos Arturo U. T., de 27 años de edad, decidió acabar con sus problemas de singular manera, se ahorcó con el elástico de su short cuando se encontraba detenido en la cárcel pública de este municipio.

A parecer, tomó de pretexto sus problemas con el alcohol y con su esposa para quitarse la vida.

El segundo caso, fue de José Gabino C. N., de 28 años, quien presuntamente se suicidó en la cárcel municipal de Dzidzantún.

Fue encontrado desnudo y colgado en los barrotes con una cordón de zapatos de los que usan los policías municipales.

Su familia asegura que el hecho es extraño y que alguien lo incitó al suicidio.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado, José Enrique Goff Ailloud, hizo un nuevo llamado a los alcaldes de los 106 municipios para reforzar la vigilancia y supervisión en las cárceles, a fin de evitar que se registren más suicidios.

La Cohey recordó que en el 2014 se emitió una recomendación sobre la situación de los derechos humanos de los detenidos en las cárceles municipales del estado de Yucatán y remarcó que todas las personas que estén detenidas o bajo custodia son responsabilidad de las autoridades, por lo que deberán siempre respetar la dignidad y garantizar su integridad física y la vida.

El dato:

Según la Codhey el 73 por ciento de las cárceles municipales no cumplen con las reglas mínimas para el tratamiento de los reclusos ni con los principios para la protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión.

publicidad