Policía no duda en cruzar la ciudad para salvar una vida

0
7141

- Policía no duda en cruzar la ciudad para salvar una vida - policiacas-merida

El policía Jesús Iuit Chan reacciona inmediatamente, ni siquiera se toma el tiempo de avisar a la central de mando.

Prende el vehículo y acelera en busca de salvar una vida. En un tiempo récord de cinco minutos llega al Hospital O’Horán, 25 kilómetros al otro extremo de la ciudad: “Vi la desesperación de una madre.

No lo pensé, en ese momento el bebé no respiraba, actué con urgencia y trasladé al menor desde la planta de refrescos, en donde me encontraba, hasta el hospital. No me importó arriesgar mi vida.

Ya en el hospital, el bebé reaccionó y me sentí muy aliviado”, recuerda Jesús.

Ésta es sólo una de las cientos de anécdotas de un policía que ha pasado sus últimos 15 años en el Anillo Periférico de Mérida, una de las arterias más peligrosas y mortales de la ciudad.

Jesús conoce cada tramo de ese circuito de 50 kilómetros, sabe de memoria los cambios que ha tenido e incluso recuerda dónde se forman charcos cuando llueve. Jesús Iuit Chan tiene 41 años de edad. Es robusto, de baja estatura, tez morena y voz pausada.

Aguza la mirada y está siempre alerta en esta importante vía, en donde ha presenciado de todo: dolor, furia, angustia… “¡Todo! Familias que se quedan sin un integrante, madres que pierden a sus hijos, niños que lloran por sus padres. Y es que ahora, con los autos modernos los jóvenes alcanzan cada vez más velocidades cercanas a los 200 kilómetros por hora o más”, aunque en el Periférico la velocidad máxima permitida es de 90 kilómetros por hora.

publicidad