Podría recibir 50 años de prisión

0
368
PETO.— En un arranque de celos, Daniel Chuc Cuxim “Lecho” asesino a su esposa, a quién le propino 15 machetazos en diferentes partes de su cuerpo, de quien está separado desde hace unas semanas, luego de que la mujer lo abandonara y supuestamente se fuera con otro hombre. El ahora homicida, vio en la puerta de una tienda a su esposa, a quién encaro y de las palabras paso a la agresión física, incluso luego de lesionar a la mujer con su machete, la señora intento huir de él y avanzo una cuadra, incluso una vecina intento auxiliarla, sin embargo Chuc Cuxim continuo macheteándola, causándole la muerte. MEGAMEDIA/MIGUEL ANGEL MOO GONGORA.

Primer feminicidio de este año que ocurre en el estado

Policiacas - Podría recibir 50 años de prisión - policiacas-merida
PETO.— En un arranque de celos, Daniel Chuc Cuxim “Lecho” asesino a su esposa, a quién le propino 15 machetazos en diferentes partes de su cuerpo, de quien está separado desde hace unas semanas, luego de que la mujer lo abandonara y supuestamente se fuera con otro hombre. El ahora homicida, vio en la puerta de una tienda a su esposa, a quién encaro y de las palabras paso a la agresión física, incluso luego de lesionar a la mujer con su machete, la señora intento huir de él y avanzo una cuadra, incluso una vecina intento auxiliarla, sin embargo Chuc Cuxim continuo macheteándola, causándole la muerte.

La Fiscalía General del Estado informó que Daniel Chuc Cuxim, alias “Lecho”, de 40 años y quien asesinó de manera brutal a su esposa en la comunidad de Xpechil, en Peto, sería procesado por el delito de feminicidio, porque la mujer en reiteradas ocasiones había sido víctima de violencia de su esposo, hasta que éste le quitó la vida.

Hoy sería puesto a disposición del juez de Control que le imputaría el delito y decretaría su legal detención. En su momento, la Fiscalía solicitará la pena máxima, que es de 50 años de prisión por este crimen.

Chuc Cuxim es la primera persona en el Sur del estado que será procesado por el delito de feminicidio y por lo tanto podría ser el primero en recibir una pena de hasta 50 años de prisión.

Fuentes de la Fiscalía indicaron que, de acuerdo con los protocolos para tratar el delito, se cumplen las disposiciones establecidas para que el presunto asesino sea procesado por feminicidio y no por homicidio en razón de parentesco.

De acuerdo con las pesquisas, en varias ocasiones Daniela del Rosario intentó abandonar a Chuc Cuxim por su carácter violento. Vivió años de violencia. Sin embargo, el sujeto siempre la convencía de que iba a cambiar y ella desistía.

A finales de diciembre la señora Núñez Rosado abandonó a su esposo porque luego del festejo de Navidad éste la golpeó brutalmente; fue detenido por la Policía Municipal y a los dos días salió en libertad; no se le consignó al Ministerio Público.

La mujer estuvo escondida un tiempo con sus familiares hasta que anteayer Chuc Cuxim la encontró y luego de una discusión la hirió en varias ocasiones con un machete hasta matarla. La necropsia reveló que la mujer tuvo en total 20 heridas.

El examen toxicológico arrojó que el presunto homicida no había consumido alcohol ni drogas.

En Xpechil, ayer se esperaba que en el transcurso del día llegara el cuerpo de Daniela del Rosario. Habitantes de esa comisaría aún no daban crédito a lo ocurrido e incluso señalaron que nunca imaginaron que algo así fuera a alterar la tranquilidad de esta comunidad, habitada por unas 100 personas.

Aunque coinciden en que Chuc Cuxim no era problemático ni le conocían ningún vicio, lo califican como muy tranquilo y que no convivía con las demás familias.

Sin embargo, es considerado en la comunidad como alguien flojo, pues a pesar de que es campesino casi no trabajaba, por lo que era Daniela quien llevaba el sustento al hogar.

Las personas que los conocían señalan que la ahora occisa tenía que trabajar para conseguir el sustento del hogar y eso podría ser uno de los motivos por los que decidió abandonarlo, pues aseguran que este sujeto vivía en parte de lo que le daban sus padres, pues prácticamente no le gustaba trabajar y era común verlo sentado en la orilla de la carretera casi a diario.

Lo ocurrido sigue siendo tema de plática en la comunidad, por el trágico final que se dio y la saña con la que la mujer fue asesinada.

Al respecto, policías que acudieron al lugar de los hechos y participaron en la detención del sujeto lo calificaron como “alguien callado que no mostraba ningún remordimiento”.

Incluso, antes de ser detenido salió corriendo del predio donde estaba escondido, y al ver a los policías comenzó a llorar pidiendo que no lo fueran a golpear. Después no dijo ni una palabra más.—

publicidad