Despedaza su Swift contra camión y el chófer ni enterado

0
399

Volvió a nacer una familia de Mérida, cuando iban a bordo de un automóvil Swift colisionaron en la parte trasera de un camión en movimiento a la altura del kilómetro 77, en la vía Kinchil – Celestún la noche de ayer. El saldo una mujer herida y el compacto hecho trizas.

Román C. R. de 59 años, guiaba el auto compacto con placas ZRT-032A, con dirección a la zona turística para visitar a unos parientes. Iba acompañado de su esposa Margarita A. C. de 60, y demás consanguíneos.

Iba a tal velocidad, que Román se estrelló justo contra el porta rin de acero de la pesada unidad Ford con serie YT-1374A, cuyo chofer era Rafael A. C. de 40, vecino de Kinchil.

Este último llevaba un flete de neumáticos viejos al puerto de abrigo, incluso el kinchileño dijo que ni sintió la colisión, pues explicó que transitaba a una velocidad moderada de casi 65 kilómetros por hora.

Se enteró el accidente a la entrada de Celestún cuando le informaron agentes de la Policía Municipal de los hechos y no le quedó de otra que estacionar para deslindar responsabilidades.

La señora Margarita, quien resultó lesionada del brazo derecho echaba la culpa al chófer de la pesada unidad junto con su hija alegaban que estaba estacionado.

Tras el peritaje de las autoridades encargadas y en presencia de las aseguradoras se supo que el conductor del Swift tuvo la culpa, al ir a exceso de velocidad.

Las pérdidas materiales fueron valuados en más de 85 mil pesos, lo más fácil que es este año estrene la familia otro carrito.

publicidad