Aparatoso choque entre juniors

0
660

- Aparatoso choque entre juniors - policiacas-merida

Mérida, Yucatán.- Un enfrentamiento entre dos jóvenes durante un partido de fútbol, terminó en un hecho de tránsito intencional en el fraccionamiento La Florida, al norte de la ciudad de Mérida.

Durante las primeras horas de ayer miércoles, el hijo de un empresario de juegos mecánicos estuvo involucrado en los hechos y, al final, fue el papá quien tuvo que acudir al rescate para pagar los platos rotos y que su retoño no tuviera problemas con la justicia.

El incidente ocurrió después de que dos jóvenes deportistas terminaran su “cascarita” de fútbol en unas reconocidas canchas del Periférico. En ese momento, los ánimos se calentaron entre la pareja, que pronto pasó a los insultos y luego casi a los golpes, de no ser porque fueron separados por sus compañeros.

No contento con la discusión, uno de ellos, hijo del propietario de “Atracciones Nava”, abordó su camioneta Tacoma, con placas de circulación SZ-3172-B de Quintana Roo, buscando desquitarse y descargar su coraje.

Tras unos minutos, el muchacho localizó a su rival de juego, identificado como “Tony”, por su automóvil Chevrolet Optra, con placas YYS-356-B, estacionado en la puerta de casa de su novia, en la calle 23 entre 32 y 34 del fraccionamiento mencionado.

Al ver el auto estacionado, lo impactó con su camioneta sobre su costado izquierdo de forma tal que ambos vehículos se proyectaron contra el Honda Accord estacionado afuera, con placas de Quintana Roo UUT-438-A, perteneciente al papá de la novia.

El Honda, a su vez, fue aventado contra un poste de cemento de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Pero el asunto no quedó ahí, pues ambos se bajaron de sus respectivos autos y se liaron a golpes.

Los vecinos, al ver lo que ocurría afuera, llamaron a la policía estatal, que en minutos mandó varias unidades del sector norte.

Después de varias horas llegaron las aseguradoras de ambos, pero al ver de qué se trataba el supuesto accidente, que fue una colisión provocada, informaron al protagonista, alumno de la UADY, que no se harían cargo de los daños.

De inmediato el joven avisó a su padre, el empresario Iván Nava, propietario de los juegos mecánicos Atracciones NAVA, quien pronto acudió al sitio a solucionar el problema para que su hijo no fuera a la cárcel.

Primero compró en 120 mil pesos el Honda Accord chocado, mientras que al rival de su hijo le cambió al instante su Optra y le entregó un Honda deportivo, de año reciente.

Al llegar a este arreglo, mediado por el abogado Abraham Mena, y realizar el pago correspondiente del auto del suegro, tanto el hijo del empresario como el agredido fueron puestos en libertad.

publicidad