Mujeres yucatecas, con gran potencial en ciencia y tecnología

0
435

La mujer mexicana representa en este momento un 35 por ciento de los universitarios que estudian campos relacionados con la ciencia, tecnología, las ingenierías y matemáticas, de acuerdo con el reciente informe “Descifrando el código: Educación de jóvenes y mujeres en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas” emitido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

En Yucatán este porcentaje es aun menor, según reportes de la Universidad Autónoma de Yucatán, donde solamente alcanza un 16 por ciento. Por ello, en el marco del 1er Encuentro de Mujeres en la Tecnologías, organizado por el organismo “Qué es el Código- capítulo Mérida” se estableció un dialogo con dos profesionistas egresadas en este sector del conocimiento Vanessa Herrera Gutiérrez y Mayra Trejo Hernández.

En el primer caso, pudimos conocer que Vanessa tuvo desde muy joven habilidad para las matemáticas, logrando calificaciones notables en secundaria y bachillerato. Luego de transitar por la educación media superior decidió elegir la licenciatura en Ciencias de la Computación y la ingeniería en Sistemas.

De esta manera, en 1994, Vanessa ingresó a la Ingeniería en Sistemas Computacionales en el Instituto Tecnológico de Mérida (ITM-Unidad Mérida), donde se graduó. Durante siete años se dedicó a liderar una empresa emprendida por ella misma, hasta que fue invitada a formar parte de la empresa de base tecnológica Plenumsoft, donde actualmente labora como Directora de Desarrollo de negocios y productos.

“Retomé el ámbito empresarial como empleada de una organización, me di cuenta de todo lo que había pasado, los cambios, los avances, comencé a estudiar mucho por mi cuenta y fui aceptada en un programa de la Escuela de negocios de la Universidad de Stanford”, describió.

Nosotros buscamos construir soluciones que puedan facilitar la automatización del conocimiento base de trabajo. Aprovechamos la ciencia de datos, diferentes modelos de programación, también hemos incorporado los modelos de Design Thinking y Costumer Development, entre otros, para poder entregar soluciones de una manera mejor y más ágil, agregó.

Como parte de esta empresa, Vanessa Herrera ha colaborado en diversos proyectos de desarrollo tecnológico con instituciones científicas como el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav), El Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (Ciatej) y el Centro de Investigación en Matemáticas (Cimat).

A su vez, está el caso de Mayra Trejo Hernández, quien ya tiene el grado de Doctora en Ciencias de la Computación por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Convestav) en Guadalajara, actualmente es líder de “Mujer Epica-Mérida”, organismo que trabaja y establece proyectos científicos para la mujer, es también Coordinadora de proyectos en el Departamento de Innovación del Grupo Plenum.

“Es muy importante el papel que juega la familia y todas las personas involucradas contigo. En mi caso, mi padre siempre me acompañó a hacer la tarea de matemáticas. Nunca vi complicado hacer actividades relacionadas con eso. Siempre con este gusto, me acerqué a la Facultad de Matemáticas y elegí la carrera de ciencias de la computación”, relató en entrevista.

Tras estudiar su posgrado, Mayra se dio cuenta de que había conocido pocas mujeres durante su carrera, maestría y doctorado, y pensó que era necesario difundir este conocimiento entre más mujeres. “Así como formamos parte del mercado que consumimos, también es necesario que nosotros produzcamos esta tecnología para que seamos tomados en cuenta en el desarrollo”, expresó.

Para Vanessa Herrera y Mayra Trejo, el reto más importante para las mujeres en las tecnologías es darse cuenta de que tienen la capacidad para realizar cualquier tarea de este campo.

El acceso a la información, a la tecnología y a los recursos también son un reto poder lograr otras cosas, la capacidad de entender el ecosistema y poder formar parte de él, aseguran.

publicidad