Mecánico de bicicletas un oficio que le da tranquilidad

0
582

- Mecánico de bicicletas un oficio que le da tranquilidad - merida

Mérida, Yucatán.- Javier Gómez Mex no batalló mucho para buscar su profesión de mecánico de bicicletas ya que su papá le dijo que lo ayudara a trabajar en su taller hace 55 años y este oficio aún lo realiza a sus 75 años en ese mismo lugar, ubicado a unos metros de la esquina de la Garza, en el suburbio de Santiago.

Con una pérdida de la audición, Gómez Mex realiza este oficio y sus clientes de otros rumbos le dicen que tiene precios muy bajos y eso los hace regresar pese a la distancia.

“Una pinchada de llanta la cobro a 8 pesos, una rayada (rueda de bicicleta) 20 pesos. Una persona que hace meses le parché una pinchada me dijo que por la colonia Vicente Solís cobran 20 pesos, pero sí por acá cobro eso no vienen prefieren repararlo ellos mismos”, explicó el mecánico.

Al hablar sobre sus inicios en este oficio dijo que cuando realizó su servicio militar su papá le dijo que necesitaba a alguien que lo ayudara en su taller ya que veía desinterés por su parte y fue así que comenzó.

“Me gustó el oficio. Pero cuando fallezca el taller cerrará ya que mi hija es maestra y mi hijo prefirió trabajar en el Chetumalito”, indicó.

Señaló que un tiempo le enseñó el oficio a su hijo, pero a éste no le gusto o “más bien creo que no aguantó mi carácter, por eso no tengo chalán, por mi carácter no me gusta estar repitiendo las instrucciones, lo que es cierto es que si a una persona le gusta este oficio rápido lo aprende”.

En su taller cuenta con más de 50 gabinetes, de los cuales la mayoría fueron latas de queso que se traían de Belice; en donde hay tornillos, tuercas, catarinas, ejes, rondanas de todos tamaños.

Entre las herramientas que utiliza figuran perica, alicates, palancas, cincel y martillo.

Pese a que las nuevas bicicletas tienen muchos tornillos dijo que no se requieren de muchas llaves. “Prefiero reparar una bicicleta reciente que una antigua, ya que ésta en ocasiones están muy sucias u oxidadas”, dijo.

El entrevistado es de los que suele dar “pilones” en su servicio ya que al cambiar una llanta a una bicicleta al dueño le dijo que le ponía gratis aceite a la cadena de la bicicleta. “Sí es gratis pónselo”, le dice el cliente. “Está muy reseco se puede reventar la cadena”, le dijo. Esta atención al cliente siempre lo hará regresar.

Indicó que debido a la crisis dejará de vender refacciones, esperará a vender las que tiene y ya no tendrá para invertir.

Aseguró que desde hace 4 ó 5 meses que tenía llantas, cámaras y así como otras piezas de medio uso que podía vender, pero ahora la mayoría prefiere que se le haga un remedio antes que cambiar las piezas.

Por último dijo que los trabajos los puede realizar entre 20 minutos a más de una hora. “Si es una pinchada tardo 20 minutos, pero una rayada lleva más tiempo”.

publicidad