Torneos de lazo, un “negociazo” de drogas y alcohol adulterado

0
16

La existencia de los llamados “torneos de lazo”, donde mueren destripados de manera cotidiana caballos y el tráfico de especies exóticas que existen en el estado, colocan a Yucatán como una de las entidades federativas donde mayor maltrato hay a los animales en todo México, afirmó el diputado local del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Harry Rodríguez Botello Fierro.

En entrevista, el legislador yucateco, señaló que los “torneos de lazo” no están apegados a los usos y costumbres del pueblo maya, pues se tratan de millonarios negocios donde algunos presidentes municipales y empresarios locales realizan jugosos acuerdos económicos, donde el alcohol y las drogas corren a granel.

“Los alcaldes están metidos en un gran negocio con los empresarios, deja mucho dinero, es como un nido para que se pueda vender alcohol adulterado, hay droga, todo esto en presencia de menores y eso es un negociazo; la realidad es que los usos y costumbres no tienen nada que ver en esto, es su gran escudo, pero la realidad es que todo es un tema de dinero”, denunció.

Advirtió que si bien, los promotores de ese tipo de eventos no soltarán “tan fácil” las masacres de animales que suelen pasar en el desarrollo de los mismos, el PVEM no quitará el dedo del renglón para que se logre una total prohibición de los mismos.

Comentó que hasta el momento no existe un consenso entre los legisladores locales para abordar el tema de manera integral, por lo que se pronunció por mantener el diálogo con todos los involucrados en dicho tema para que se logren acciones con un gran consenso y contundentes.

“El tema que pone a Yucatán como foco rojo en materia de maltrato animal es el torneo de lazo, es algo que se ha ido deformando porque hay en otros estados, que si es más pegado a la charrería, salen, lazan a una vaquilla y la sueltan; lo que vemos aquí es una brutalidad, por el lado donde lo veas, es un híbrido que no sé cómo se les ocurrió y ahora es un circo de sangre”, concluyó.