Gasolina en Yucatán de la más cara en los últimos 3 años

0
162

En Yucatán, de poco -por no decir de nada- sirvió la liberación de los precios de la gasolina y el diésel, revelan las cifras de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Al cumplirse este mes de noviembre de 2020, 3 años de esta polémica decisión de política energética, en el gobierno de Enrique Peña Nieto, el balance es totalmente negativo para Yucatán: de estar en los primeros lugares de los precios más bajos de todo el país cayó a la lista de los más altos.

Como muestra “un botón”: el diésel, que en diciembre de 2017 -primer mes de la nueva política- cerró como el precio más bajo de todo el país; en el presente año cayó entre los 6 más caros.

Ni siquiera la diversidad de marcas -en la que Yucatán fue pionero- ayudó a que el precio al público bajara.

¿Y dónde quedó -por mencionar otro factor que debió beneficiar al usuario final-, la determinación del precio con base a la distancia de recorrido del producto hasta llegar a las estaciones? En un principio, esto “ayudó” a que la entidad tuviera uno de los precios más bajos, supuestamente por estar cerca de Progreso, el punto de descarga. Parece que esa “ventaja”, simplemente, se evaporó.

Fue a principios de 2017, cuando el Gobierno federal “soltó” el control del precio de la gasolina para que se determinara por las leyes del mercado; hasta antes de ese año, era la Secretaría de Hacienda la que, con base en los recursos que el país requería, fijaba el precio para todo el territorio nacional; eran tiempos del “gasolinazo”.

A partir de la reforma, tres factores fundamentales determinaron cuánto tenía que pagar el consumidor final:

1.- El precio al que Petróleos Mexicanos (Pemex) vende los combustibles.

2.- El costo del flete o traslado del producto desde el punto de venta de Pemex hasta las estaciones.

3.- La utilidad, es decir, lo que los empresarios consideran que requieren para mantener la operación y, por supuesto, tener ganancias.

Aunque la liberación fue por zonas e inició a principios de 2017, no fue sino hasta noviembre de ese año que se aplicó en todos los estados. Pronto, los precios empezaron una “danza” interminable de subibajas. Y aquí, en Yucatán, aunque sin diferencias sustanciales entre acudir a una estación u otra, salvo que se cargaran grandes cantidades de combustibles, los precios eran bajos, comparados con los de otras entidades.

La siguiente tabla muestra los precios promedio de aquel primer año ya con todos los estados dentro del esquema de “libre” determinación del costo del combustible. Aparecen los 5 más bajos, ordenados de menor a mayor, es decir, Tamaulipas, Chihuahua y Yucatán tenían los más barato.

Como puede verse, sin importar el tipo de combustible, Yucatán estaba entre los cinco primeros lugares de los más baratos. Esta tendencia había de continuar por varios meses, prácticamente durante el cierre de ese año y cuando menos hasta mediados de 2018.

Con el tiempo, los precios se elevaron y aunque ha habido periodos de baja, el único lapso en el que realmente “se sintió” fue el del inicio de la Jornada Nacional de Sana Distancia; en Yucatán, por ejemplo, disminuyeron considerablemente, tanto que la Magna -de la que se consumen 6.5 de cada 10 litros-, rondó los 15 pesos por litro, en promedio; hubo al menos una estación que la vendió en 12.50.

Pero el gusto -que, por cierto, fue casi imperceptible por las restricciones de movilidad que encerraron a la mayoría de los yucatecos en sus casas- duró poco. Si acaso, el mes de abril, porque en mayo volvieron a retomar su tendencia alcista y, en cuatro meses, “recuperaron” lo “perdido”.

¿Cuánto aumentó el precio promedio de litro de 2017 a 2020, en Yucatán? La siguiente tabla lo muestra:

Una de las esperanzas de que el precio bajara fue la llegada de marcas diferentes a la de Pemex; en eso, Yucatán fue pionero, pues fue uno de los primeros estados en donde “apareció” otra opción: La Gas. Sin embargo, no ofreció precios competitivos.

Llegaron más firmas, pero eso, como veremos en el comparativo de precios de 2017 a 2020, no ha beneficiado en nada. Actualmente, en Yucatán, “cohabitan” con la marca “oficial” otras 7…

  • Abhimeri
  • La Gas
  • Full Gas
  • Gulf
  • Total
  • Oxxo Gas
  • G500

En realidad, la llegada de estas firmas creó una suerte de conversión “masiva” de estaciones de servicio; muchas de ellas aceptaron “cambiar” el logotipo tricolor de Pemex -quizás para recibir regalías por “colgar” nuevas marcas-. La única “resultante” de todo esto es que las decenas de estaciones de servicio de una misma franquicia tasan igual el litro de combustible, de tal forma que no son opciones en realidad.

En la tabla de los precios promedio de septiembre de 2020 -el dato más actual de la CRE- vemos dónde ha quedado Yucatán, luego de tres años de precios liberados. Se muestran, por año, los cinco primeros más bajos, en orden de menor a mayor; y el lugar que ocupa Yucatán.

Comparados con diciembre de 2017, primer mes de la aplicación de la nueva política de precios liberados, la entidad tuvo una caída estrepitosa en todos los combustibles. Veamos la tabla de hace 3 años.

Como se ve en el comparativo diciembre 2017-septiembre 2020, en la gasolina “verde”, la entidad bajó 21 lugares, para colocarse en el sitio 24; en la Premium, pasó del 2º al 17º lugar, o sea, cayó 15 peldaños -fue donde menos mal le fue-. En el diésel, como ya dijimos, cayó más de 20 lugares: del 1º al 26º.

Aunque los precios anteriores están comparados mes contra mes (diciembre 2017-septiembre 2020), en los promedios anuales, Yucatán tampoco sale bien librado, pues de 2017 a 2020, la Magna bajó del lugar 3 al 17; la “roja”, del 3 al 14; y en el diésel, del 1 al 26. La siguiente tabla muestra los promedios de 2020 (enero-septiembre):

El balance de la liberación de precios de gasolinas y diésel es, pues, negativo para Yucatán, pero la pregunta que queda en el aire es ¿por qué algunas de las entidades que hace 3 años estaban en los primeros lugares de los precios más bajos se mantienen ahí o cuando menos no han bajado tanto?

publicidad