Da un giro la historia de joven madre desalojada en Celestún

0
555

Generales - Da un giro la historia de joven madre desalojada en Celestún - municipios, generales

El dio un giro de 180 grados luego que su expareja Saúl Santos Chuil, declarara, con todo y pruebas, que la mujer le fue infiel en dos ocasiones, y que desde hace casi año y medio no viven juntos, por lo que no existen motivos para acusarlo de desalojo, ya que el predio donde habitaban le fue prestado por una tía.

“La primera vez fue un pariente, y la segunda fue con un vecino”, afirmó Saúl.

Esta última, agregó, la descubrió a finales de diciembre de 2015, situación que lo motivó a salirse de su casa y a testificar ante el juez de paz.

“A partir de ese momento deposito semanalmente 400 pesos, además de cumplir cada mes con las citas médicas correspondientes”, dijo.

Santos Chuil agregó que tiene la custodia compartida de sus dos pequeños, y que el horario asignado para verlos es de lunes a miércoles de 6 de la tarde a 10 de la noche.

“Todo lo hago por mis hijos, no fumo, no tomo ni tengo vicios. No he faltado ni una semana a depositar ni tampoco a las consultas médicas mensuales. Tengo las pruebas. Jamás desalojé a Dulce del predio, ya que no es mío, y también es falso que le he negado ver a los niños”.

“Si el DIF estatal tiene que investigar, que investigue, porque estoy consciente que no he hecho nada malo y tengo la conciencia tranquila, pero no es justo que hayan golpeado y amenazado de muerte a mis primas. Las cosas por mi parte han sido bien y las seguiré haciendo por mis hijos”, afirmó.

Según denunció, las hermanas de la exesposa de Saúl, Ana y Perla Pech Ojeda, golpearon, rasguñaron y amenazaron a sus familiares.

El joven, de 29 años de edad, manifestó que un abogado se encuentra siguiendo el caso, por lo que espera que el conflicto se resuelva en pocos días con las pruebas y averiguaciones pertinentes.

Cabe destacar que una patrulla de Celestún trasladó durante el transcurso de la madrugada todas las pertenencias de Dulce Jazmín que estaban arrumbadas en los bajos del palacio municipal a casa de uno de sus familiares que le ha dado cobijo en los últimos días.

publicidad