Dos décadas de ser Santa Claus para quienes menos tienen

0
108

Desde hace dos décadas, la actriz Claudia Cámara Contreras ha llevado alegría y felicidad a cientos de niños de escasos recursos de Yucatán, al caracterizarse como Santa Claus y repartir dulces y regalos en estas épocas decembrinas.

Con un espíritu altruista inspirado en ver cómo su padre y su madre ayudaban a los más necesitados no solo en Navidad sino prácticamente todo el año, Claudia, de 41 años, alista durante los meses previos el “arsenal” de juguetes que entregará en colonias, municipios y comisarías del estado.

Apoyada a veces en amistades que, sabedoras de su labor, la hacen de ayudantes de Santa al donarle regalos, Cámara Contreras, maestra de teatro y trabajadora social de profesión, logra juntar varias bolsas de dulces y presentes que instantáneamente iluminan el rostro de las y los pequeños cuando la ven vestida con el emblemático traje rojo y la gran barba blanca.

Relata que la primera vez que se caracterizó de Santa Claus lo hizo porque tenía pena de mostrarse tal cual, así que el personaje era una gran manera de ayudar a los demás sin revelar su identidad, sin embargo, con el paso de los años empezó a agarrarle cariño.

“No sé qué tiene (Santa), pero cuando me pongo el traje me transformo y me provoca una satisfacción muy grande”, confiesa Claudia.

Cuenta que la idea de la caravana navideña surgió hace unos 20 años, luego de “heredar” la idea de sus papás, quienes tuvieron muchas carencias de niños y ayudaban cada vez que podían a los necesitados.

“Para mi papá nunca llegó Santa Claus, por eso cuando él empezó a tener más recursos los compartía con los demás”, relata.

“El primer año que la organicé junté latas y las vendí para comprar juguetes que llevamos a Chalmuch (subcomisaría de Mérida ubicada al poniente de la capital yucateca), y así se fue quedando la costumbre”, cuenta la actriz, quien también interpreta a la cómica regional “Shirly la Chonchita”.

Ahora la gente que conoce su labor altruista le regala juguetes conforme se acerca el fin de año.

Además de sus tres hermanas, Claudia recibe apoyo de Isabel Canul, quien desde hace poco más de una década trabaja como enlace en el municipio de Umán, así como colonias y comisarías aledañas para encontrar grupos de niños a quienes regalar juguetes.

ste año fue excepcionalmente bueno, expresa sorprendida, pues por motivos que no logra explicar los juguetes se multiplicaron y afortunadamente pudo visitar cuatro lugares, entre ellos colonias de Mérida como Roble Agrícola V y la subcomisaría umanense de San Nicté.

Hasta entrada la noche de ayer, Claudia seguía entregando dulces y regalos vestida como Santa Claus, sin importar el cansancio o la distancia.

“Definitivamente hay Santa para rato, hasta que Dios me lo permita”, concluye.