De la cárcel a la alcaldía, “Caballito” quiere gobernar Celestún

0
392

Pese a que en la vida ha atravesado muchos más momentos difíciles, este singular ciudadano originario de Celestún ha logrado sobresalir ante las adversidades e incluso aprendido de ellas.

Se trata de Víctor Jesús Noh Perera, de 30 años de edad, quien incluso pasó un mal trago al haber sido acusado de un presunto delito de violación y y estuvo a punto de purgar una sentencia de casi 8 años y 3 meses en prisión.

Sin embargo, el tiempo le dio la razón y tras comprobar que era inocente, solo estuvo tras las rejas un año en el Cereso de Mérida.

En entrevista con Reporteros Hoy, “Caballito”, como popularmente es conocido Noh Perera, al principio se mantuvo parco al hablar acerca de este mal trago en su vida.

“No quiero ahondar en detalles por un delito que nunca cometí. Fui acusado injustamente sin que hubiera pruebas contundentes en mi contra. El caso llegó hasta juzgados federales, y tras un largo proceso me concedieron la libertad anticipada hace apenas unos meses”, explica.

Durante mi estancia en la cárcel, cuenta Víctor, los primeros días una de las cosas que hizo fue encomendarse a Dios, pensando que esto era solo una prueba más en el camino.

“Empecé a ser más responsable, aprendí a valorar la vida y demostrar que tenía la conciencia tranquila. Porque cuando una persona es culpable, se nota inquieta, no sabe qué hacer”, asevera.

“Al contrario, seguí luchando cada día. Pude terminar mis prepa y aproveche en mis ratos libres yendo a los talleres que ahí ofrecen. También la hice de coordinador y promotor de Lectura de la SEP”, abunda Noh Perera.

“Una de las anécdotas curiosas estando en el bote, fue recibir una amena felicitación de un diputado yucateco por mi buena conducta. Eso fue una de las razones por las que decidí sumarme al proyecto del Partido Encuentro Social que ahora abandero en Celestún, la candidatura a la alcaldía”, añade.

“Los mismos directivos (del PES) que me contactaron y creyeron en mí, ya que salgo limpio y sin antecedentes penales. Este último es uno de los indispensables requisitos para contender por un cargo público”, explica.

“¿Desde cuándo nace el interés de ser político?”, se le cuestiona.

“Caballito” asegura que desde que era muy pequeño uno de sus sueños era convertirse en presidente municipal de Celestún para servir y “echarle la mano” al puerto.

“Eso sí, no me gusta mentir, debido a que las personas que han sido autoridades han defraudado con falsas promesas a la ciudadanía”, refiere.

“¿Si fueras primer edil, cual sería una de tus metas importantes?”, le pregunta el reportero.

publicidad