Afortunado, choca y se salva

0
460
Un agente que chocó contra un camión de volteo se salvó de morir de milagro, durante un accidente en el Periférico. David Chan

- Afortunado, choca y se salva - merida

Yamaní Xavier Maas Pereira, agente de la Policía Estatal Investigadora, salvó la vida de manera milagrosa luego de que el auto en el que viajaba se impactó con un volquete con más de ocho toneladas de escombro.

El accidente ocurrió en el kilómetro 48, a menos de dos kilómetros del edificio de la corporación. El chofer del camión de volteo bajó del vehículo y por miedo intentó darse a la fuga, pero tras una persecución a pie fue detenido y trasladado al edificio de la SSP.

“De la que te salvaste hermano, debes ir y confesarte”, le indicaron sus compañeros al agente investigador.

“La verdad si la vi de cerca, pensé que no iba a sobrevivir”, indicó a sus compañeros.

De acuerdo con los datos recabados, el percance ocurrió ayer a las 11:30 de la mañana. El volquete placas 7-YKA-376, manejado por Alejandro López Caamal, salió del fraccionamiento Diamante y atravesó los carriles para retornar.

El chofer no vio que sobre el carril central transitaba el Tsuru placas YZG-8771, manejado por Maas Pereira.

El agente indicó que al ver que el volquete estaba atravesando y que el golpe era inminente giró el volante hacia su izquierda, por lo que el lado derecho del auto se impactó con el lado izquierdo de la pesada unidad.

“Nada más di el ‘volantazo’ y cerré los ojos, no pensé que la libraría”, dijo el oficial.

Por su parte, López Caamal apuntó que no pensó que el conductor hubiera sobrevivido, por lo cual por temor intentó darse a la fuga.

Tras una persecución fue detenido y trasladado al edificio de la SSP.

En minutos llegaron varias patrullas de la SSP, así como de la Policía Estatal Investigadora, quienes indicaron a su compañero que era un milagro que hubiera salido con vida.

En broma, le indicaron que mala hierba nunca muere.

Maas Pereira apenas sufrió heridas abrasivas en la frente, una cortada en la nariz y una quemadura en el pecho a consecuencia de la fricción del cinturón de seguridad

publicidad