Música y danzas creadas durante el confinamiento cautivan

0
53

Más que momentos de oscuridad, el tiempo de confinamiento por la pandemia ha sido una oportunidad diferente para que la comunidad artística demostrara sus sentimientos, deseos de salir adelante, talento y creatividad a través de las artes, como la música y la danza.

Emiliano Buenfil y la Chancil Tropical lo expusieron este fin de semana a través de la música en el estreno del Concierto “AC/DC (Antes del Covid/Después del Covid)”, en el que predominaron los ritmos tropicales, fusiones entre jarana, rock, trova, reggae, surf y temas originales de la banda en el Mérida Fest 2021 “La trova va, una fiesta responsable”.

Emiliano mantuvo constante diálogo con los asistentes sobre los temas que presentaba. En la primera parte se tocaron canciones del primer disco del grupo “Cabeza de Cochino”, que estrenaron en 2018, con rolas que ofrecían por las noches en diferentes bares y centros de diversión por la ciudad, “cuando se podía bailar y reunirnos”, compartió.

Se escucharon “Ya bailó Bertha”, “Da tu tanda” y un arreglo diferente del tema “Nuestro nido”, con letra original de Pastor Cervera, a la cual invitaron al escenario al músico Fernando Vadillo, integrante de Los Juglares, quien los acompañó con el requinto.

Noticias, Mérida, fest, Eventos - Música y danzas creadas durante el confinamiento cautivan - eventos

La segunda parte del concierto obligó a los músicos a un cambio de ritmos, más relajado y letras para escuchar, así como de vestuario, incluyendo el cubrebocas, ya que muchos tuvieron que dejar de hacer lo que más querían, tocar y cantar música, por otros trabajos como ser pintores, vender hamburguesas y otros oficios para sobrevivir a la pandemia, expuso Emiliano. “No somos los únicos que nos quedamos sin chamba, pero hay que seguir adelante”.

De las rolas que escribió en la pandemia surgieron “La trova, la luna y la cumbia”, “La profecía”, “La llave” -para salir del closet y seguir adelante- y “Mata de mango”, con su postura sobre la riqueza natural que tenemos en los manglares, ríos, cenotes y la flora.

Para cerrar la velada, invitaron a escena a tres músicos de la Big Band Jazz, con quienes tocaron “Ha” (agua, en lengua maya) con su trova distrópical, seguido de “Sola” dedicada a las mujeres que les gusta empoderarse y finalmente con Vania Pallares, una versión de “Peregrina”.

“Gracias al Mérida Fest, que no es otra cosa con el cual ejercemos nuestro derecho a la cultura”, se despidió el músico. Fuera de programa agregaron dos temas más en una misma interpretación: “Regálame tu beso Soledad” y “La buena suerte”.

Emiliano Buenfil y la Chancil Tropical tendrá dos presentaciones más de este mismo concierto el próximo viernes 22, en horarios de 17:30 y 19:30 horas en el Palacio de la Música. Los boletos electrónicos presenciales gratuitos se solicitan en www.Tusboletos.mx

La danza también brilló el fin de semana en el Mérida Fest 2021 con el estreno “Noche de Luciérnagas” con la compañía Créssida Danza Contemporánea, en el Teatro José Peón Contreras, donde se fusionaron danzas contemporáneas, urbanas, folclóricas, al presentar un nuevo espectáculo basado en la vaquería yucateca bajo la dirección de Lourdes Luna Aranda.

Noticias, Mérida, fest, Eventos - Música y danzas creadas durante el confinamiento cautivan - eventos

En alusión al origen de la vaquería, época en la que la ganadería predomina como actividad económica principal y cuando daba inicio la hierra del ganado, los bailarines presentaron la danza de los cuernos.

La siguiente escena recreó una noche de campamento donde los jóvenes ejecutaron improvisaciones, momentos de convivencia y danzas, seguida de un paseo por la feria, a cuya escenografía agregaron todo tipo de juegos, como futbolito, luchas y hasta un toro mecánico para probar destreza, mientras se escuchaban arreglos musicales diversos.

La última parte llamó la atención por su colorido y la destreza de los bailarines ya que los ritmos de 6×8 de la vaquería sirvieron de base para su presentación en almudes sobre los cuales se expresaron a través de sus cuerpos. Cintas de colores y papel picado cayeron del escenario para terminar con una alegre vaquería al ritmo del “Chinito Koy Koy”.

publicidad