Encuentran un cadáver

0
601
PROGRESO (YUCATAN) 22/02/2017, personal de la fiscalia en montes de flamboyanes donde hallaron muerto a jose eduardo javier de la cruz, , Megamedia/GABINO TZEC VALLE.

El cuerpo es de un joven perdido de Flamboyanes

- Encuentran un cadáver - destacado
PROGRESO (YUCATAN) 22/02/2017, personal de la fiscalia en montes de flamboyanes donde hallaron muerto a jose eduardo javier de la cruz, , Megamedia/GABINO TZEC VALLE.

PROGRESO.— En lo que se puede considerar el primer homicidio del año en este puerto, el joven José Eduardo Javier de la Cruz fue hallado muerto ayer en montes de la comisaría de Flamboyanes, donde vivía con sus tías. Estaba boca abajo, según fuentes policíacas.

El cuerpo estaba quemado y todo apunta a que lo asaltaron el sábado pasado, lo mataron y lo tiraron lejos de la carretera Mérida-Progreso. El cadáver fue hallado a unos 200 metros al poniente del derecho de vía donde Pemex tiene ductos que transportan combustible de Progreso a Mérida.

El hallazgo ocurrió a 94 horas que tres de sus compañeros de trabajo lo vieron por última vez el sábado al mediodía bajo el puente de Paraíso, de la carretera Mérida-Progreso, luego de salir de su trabajo en la empresa Instalaciones Maya.

La noticia del hallazgo sin vida de José Eduardo, que ocurrió a las 10 horas de ayer miércoles, corrió como reguero de pólvora en la comisaría de Flamboyanes, así que los vecinos caminaron en el derecho de vía de Pemex con la intención de ver el cadáver, pero ya agentes de la policía estatal habían colocado cintas para evitar que se contaminara el lugar.

Con la noticia de que hallaron muerto al joven reportado como desaparecido, salió a relucir que hay otro muchacho que no aparece, cuando una mujer a bordo de un automóvil llegó y dijo que su hijo que no aparecía se llama José Eduardo Gutiérrez Ortiz, también vecino de Flamboyanes, pero le dijeron que el muerto era otro.

José Eduardo Javier de la Cruz, de 17 años, era originario de Comalcalco, Tabasco, tenía 8 meses de vivir en Flamboyanes con sus tías Norma y María Jesús Javier de la Cruz, explicó su tío, Gabriel Izquierdo Jimenez.—

publicidad